No. 10 EL MISTERIO DE LOS ENVIADOS

publicado a la‎(s)‎ 23 may. 2011 5:57 por Darvin Horem

Año 2009, Serie ¨A¨, Ejemplar # 10, 26 de Abril de 2009

© 2009 Todos los derechos reservados, por: Pastor Jorge Palacios Z, jpalacios@horem.org

Iglesia de Cristo Horem, San Salvador, El Salvador, www.horem.org

 

Juan 13:13-20 LBLA

(13)  Vosotros me llamáis Maestro y Señor; y tenéis razón, porque lo soy.

(14)  Pues si yo, el Señor y el Maestro, os lavé los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros.

(15)  Porque os he dado ejemplo, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

(16)  En verdad, en verdad os digo: un siervo no es mayor que su señor, ni un enviado es mayor que el que lo envió.

(17)  Si sabéis esto, seréis felices si lo practicáis.

(18)  No hablo de todos vosotros; yo conozco a los que he escogido; pero es para que se cumpla la Escritura: "EL QUE COME MI PAN HA LEVANTADO CONTRA MI SU CALCAÑAR."

(19)  Os lo digo desde ahora, antes de que pase, para que cuando suceda, creáis que yo soy.

(20)  En verdad, en verdad os digo: el que recibe al que yo envíe, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.

 

La palabra de Dios llega antes, para prevenir y dar instrucciones sobre como debemos actuar antes que pase lo anunciado, esa es una evidencia de que Dios nos está  hablando. Es como una advertencia o un anuncio anticipado de lo que va a ocurrir. En ocasiones veo la luz del rayo, como si fuera un fogonazo, y de repente me digo ya viene el estruendo. La luz es el anuncio, el sonido es lo que va a ocurrir. Así actúa Dios en nuestras vidas, nos habla primero y cuando las cosas ocurren sabemos que vienen de Dios.

 

Cuando mi padre biológico iba a fallecer, tuve una serie de sueños reveladores. El último de ellos, me recuerdo, que mi padre estaba viajando en un tren. Lo tengo bien presente, estaba de pie en el último de los vagones. Me miró fijamente, sacó su pañuelo, lo agitó en el aire y me decía adiós. No hubo palabras, solo desapareció en el horizonte. Días después recibí la llamada telefónica, sabía de antemano lo que había ocurrido. Es como si Dios me hubiera preparado para ese momento de separación física.

 

Otra cosa que tenemos que ver con mucha atención es que Dios pone a prueba la sujeción, el principio de autoridad delegada está presente en toda la Escritura porque es en la obediencia donde Dios premia,  porque humildad y obediencia son dos valores que no se pueden separar, una es consecuencia de la otra... la obediencia es consecuencia de la humildad.

 

Cuando Dios te va a enviar un anuncio anticipado, o cuando te va a dar una instrucción específica o cuando va a cuando va a enviarte una respuesta, te va a enviar un mensajero, un enviado que ni siquiera lo esperas. Así le pasó al pueblo de Israel. Los últimos versículos del Antiguo Testamento contienen la promesa de un enviado.

 

Malaquías 4:5-6 dice:

(5)  He aquí, yo os envío al profeta Elías antes que venga el día del SEÑOR, día grande y terrible.

(6)  El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que venga yo y hiera la tierra con maldición.

 

Y allí finaliza el Antiguo Testamento. Usted da vuelta a la siguiente página de su Biblia y encuentra el Nuevo Testamento. Y como comienza?  Mat 1:1  “Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de

Continuar leyendo en PDF adjunto...

Ċ
No.10.pdf
(37k)
Usuario desconocido,
5 jun. 2011 19:40
Comments