No. 14 LA SANGRE DEL DIOS VIVO

publicado a la‎(s)‎ 23 may. 2011 6:11 por Darvin Horem

Hebreos 12:14-24 LBLA

(14) Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

(15) Mirad bien de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz de amargura, brotando, cause dificultades y por ella muchos sean contaminados;

(16) de que no haya ninguna persona inmoral ni profana como Esaú, que vendió su primogenitura por una comida.

(17) Porque sabéis que aun después, cuando quiso heredar la bendición, fue rechazado, pues no halló ocasión para el arrepentimiento, aunque la buscó con lágrimas.

(18) Porque no os habéis acercado a un monte que se puede tocar, ni a fuego ardiente, ni a tinieblas, ni a oscuridad, ni a torbellino,

(19) ni a sonido de trompeta, ni a ruido de palabras tal, que los que oyeron rogaron que no se les hablara más;

(20) porque no podían soportar el mandato: SI AUN UNA BESTIA TOCA EL MONTE, SERA APEDREADA.

(21) Tan terrible era el espectáculo, que Moisés dijo: ESTOY ATERRADO Y TEMBLANDO.

(22) Vosotros, en cambio, os habéis acercado al monte Sion y a la ciudad del Dios vivo, la Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles,

(23) a la asamblea general e iglesia de los primogénitos que están inscritos en los cielos, y a Dios, el Juez de todos, y a los espíritus de los justos hechos ya perfectos,

(24) y a Jesús, el mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la sangre de Abel.

Estaba caminando un día en un centro comercial y de repente veo la camiseta de un joven, me llamó la atención, la lectura que decía: Jesucristo está vivo… hoy platiqué con El. Me llegó al corazón el mensaje en la camiseta. Porque hay mucha gente que no ha realizado que Cristo vive, que su sangre es bendita y que tiene poder sobre todo lo creado.

Mire que bendición más grande nos han dejado, bien dice la escritura que “tenemos un mejor pacto”, porque las promesas que nosotros tenemos son grandes. Imagínese que promesa más hermosa la que tenemos aquí en este pasaje, dice que nos hemos acercado a la sangre de Jesucristo, el Hijo de Dios, el glorioso resucitado.

Y claramente dice que la sangre de Jesús, habla!!!! Es la sangre de Dios del Dios vivo, es la sangre que clama por perdón de los pecados nuestros, es la sangre con un poder que sorprende al que cree, es la sangre que limpia pecados, es la sangre que hace portentos y maravillas, es la sangre que se mantiene fresca después de 2000 años, con la misma capacidad de hacer milagros como los hizo en aquellos tiempos.

Fíjese que podemos entender diferentes lenguajes, por ejemplo el lenguaje convencional. Las señales de tránsito corresponden a un lenguaje convencional, así cualquier automovilista sabe que cuando el semáforo está en rojo debe de pararse y esperar a que se ponga la luz verde. De esa forma el rojo significa: deténgase, usted no puede seguir, tiene que respetar, usted cometerá una infracción si continúa avanzando. El rojo se usa muchas veces para que se pueda entender que hay peligro, que hay riesgo de muerte. Muchos rótulos que se escriben con letras rojas llaman la atención de inmediato, como representando un grave peligro y si alguien es cuidadoso o respetuoso va a atender y va a reflexionar y seguramente va a evitar la acción que indica el rótulo.

Continuar leyendo en PDF adjunto...

Ċ
No.14.pdf
(28k)
Usuario desconocido,
5 jun. 2011 19:37
Comments