No. 19 LA FE DE LARGO PLAZO

publicado a la‎(s)‎ 23 may. 2011 7:02 por Darvin Horem

Año 2009, Serie ¨A¨, Ejemplar # 19, 28 de Junio de 2009

© 2009 Todos los derechos reservados, por: Pastor Jorge Palacios Z, jpalacios@horem.org

Iglesia de Cristo Horem, San Salvador, El Salvador, www.horem.org .

Hebreos 11:1-3 LBLA

(1) Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

(2) Porque por ella recibieron aprobación los antiguos.

(3) Por la fe entendemos que el universo fue preparado por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve no fue hecho de cosas visibles.

Cuando escudriñamos la Biblia encontramos un tesoro en cada versículo, la carta a los Hebreos nos hace una poderosa entrega al definir en pocas palabras, lo que es Fe. Y esto nos aclara que la fe no se aplica cuando estamos seguros que va a ocurrir algo sin duda alguna, por ejemplo: si yo estoy empleado y trabajo toda una quincena sin faltar, lo que espero es que llegado el día de pago, yo voy a recibir mi cheque de sueldo.

La fe se aplica cuando no tengo empleo y estoy en busca de una fuente de trabajo y le pido a Dios con todo mi corazón para que provea de un ingreso para sostener a mi familia. No lo tengo por ahora, no veo donde hay posibilidades, pero tengo fe que Dios no me va a abandonar. Cuando no se mira la solución, cuando no hay posibilidades de salida al problema, entonces es que oramos a Dios con fe, creyendo que sus promesas son ciertas. Cuando Dios me da mi empleo, tengo que esforzarme para demostrar mi capacidad, mi honestidad, mi aplicación, porque allí esta mi esfuerzo. Dios ya me hizo el milagro, tuve fe y El me respondió. Ahora yo pongo mi parte, esforzarme y cumplir a Dio, a mi autoridad, mis jefes, para conservar mi trabajo.

También no podemos tener un concepto equivocado de fe perdiendo de vista la realidad, le doy otro ejemplo: si tengo una deuda hipotecaria y me retraso en los pagos mensuales, llegará un momento en que el banco me va a ejecutar mi deuda en mora. La fe no se aplica para enfrentar los compromisos con irresponsabilidad. Eso es perder contacto con la realidad. Tengo que tener claro que debo responder con responsabilidad a mis compromisos contraídos.

La fe se aplica entonces en pedir a Dios, con todo el corazón, que se nos abran posibilidades para obtener los recursos necesarios para actualizarme en los pagos y cumplir con los compromisos contraídos.

Recordemos que Fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Me gusta la traducción de la Biblia, Versión Moderna, o versión Pratt, que dice; Y Es la fe la seguridad que se tiene de cosas esperadas, la prueba que hay de cosas que aun no se ven. En este caso, podemos decir que cuando creemos en Dios lo hacemos por la fe, por cuanto Dios no se ve; pero sabemos que existe y que vive y permanece para siempre.

En lo personal me impacta muchísimo que la Fe no es sólo para necesidades inmediatas, veo en ese capítulo de Hebreos, que muchas Biblias lo titulan como los Héroes de la Fe, que hay casos específicos cuando la fe trasciende el momento actual y cubre hasta tiempos futuros muy lejanos. Trasciende el presente y llega a surtir efecto en el futuro, en el largo plazo.

Hebreos 11:20-22 LBLA

(20) Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú, aun respecto a cosas futuras.

(21) Por la fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró, apoyándose sobre el extremo de su bastón.

(22) Por la fe José, al morir, mencionó el éxodo de los hijos de Israel, y dio instrucciones acerca de sus huesos.

Mire que belleza de Palabra esta. Dice que Isaac bendijo a Jacob y a Esaú respecto de las cosas futuras, es decir que se anticipó a momentos de dificultad que podrían enfrentar sus hijos y desde entonces les entrego una bendición que no era para el momento actual, era para el futuro.

Se recuerda usted que Jacob peleó con el ángel y perseveró, es más el ángel le cambio el nombre de Jacob a Israel, es decir que le cambió su naturaleza de “usurpador” a “ Luchador con Dios, Quien reina con Dios” (Gen 32:28).Esto fue profetizado en una bendición de su padre Isaac. Tomemos esto como un ejemplo. Cuantos años pasarían desde que Isaac bendijo a Jacob sobre cosas futuras?. No sabemos con exactitud pero cuando ese encuentro de Jacob con el ángel ocurrió, ya Jacob tenía 11 hijos hombres y una hija mujer, solo faltaba que naciera Benjamín. Entonces pasaron muchos años y la bendición llegó.

El otro caso sorprendente es el de José, profetizando con fe acerca del traslado de sus huesos, a la salida del pueblo de Dios de Egipto. Imagínese que José estaba con vida, pero llegó hasta el tiempo del cautiverio, en tiempos de Moisés y Josué para que se cumpliera la bendición. Los huesos de José entraron a la tierra prometida, salieron de Egipto, de tierra de esclavitud y llegaron hasta la tierra que fluye leche y miel.

O sea que después de muertos los actos de fe pueden cumplirse en la vida de nuestros hijos. Esto es una fe de largo plazo, no necesariamente tenemos que aplicar la fe para cosas que esperamos ya, o el día de mañana, o el mes siguiente. No, la fe tiene efectos sorprendentes incluso hasta después de nuestra muerte. Esto es algo que muy pocas veces lo discernimos, y mucho menos lo aceptamos.

La fe no tiene murallas que la detengan y que la dejen operar encerraditos en un cuarto solamente pensando en nuestros días de vida, yo veo que Isaac y José nos enseñan que la fe tiene efecto hasta tiempos que nosotros no vamos a ver por razón de la edad que tenemos.

Usted y yo podemos profetizar con fe a la vida de nuestros nietos o biznietos o tataranietos, porque para el que cree todo es posible dice la Biblia. Siendo realistas, la fe para casos inmediatos tiene como enemigo número uno a la duda. Cuesta aferrarnos a la fe de tener plena conciencia que hay cosas que no se ven pero que realmente están preparadas para nosotros. Ahora imagínese usted teniendo fe para años venideros sobre cosas que ni siquiera imaginamos.

Continuar leyendo en PDF adjunto...

Ċ
No.19.pdf
(30k)
Usuario desconocido,
5 jun. 2011 19:34
Comments