No. 9 LAS VESTIDURAS DE LA IGLESIA

publicado a la‎(s)‎ 23 may. 2011 5:50 por Darvin Horem

Año 2009, Serie ¨A¨, Ejemplar # 9,  19 de Abril de 2009

© 2009 Todos los derechos reservados, por: Pastor Jorge Palacios Z, jpalacios@horem.org

Iglesia de Cristo Horem, San Salvador, El Salvador, www.horem.org

 

Mat 22:9-13

(9)  "Id, por tanto, a las salidas de los caminos, e invitad a las bodas a cuantos encontréis."

(10)  Y aquellos siervos salieron por los caminos, y reunieron a todos los que encontraron, tanto malos como buenos; y el salón de bodas se llenó de comensales.

(11)  Pero cuando el rey entró a ver a los comensales, vio allí a uno que no estaba vestido con traje de boda,

(12)  y le dijo*: "Amigo, ¿cómo entraste aquí sin traje de boda?" Y él enmudeció.

(13)  Entonces el rey dijo a los sirvientes: "Atadle las manos y los pies, y echadlo a las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes." (Biblia de Las Américas)

 

En medio de un ambiente de fiesta, en el júbilo del gran banquete, en la fiesta de bodas del hijo, donde todo es alegría y donde no puede haber llanto porque es una fiesta, hay quienes van a enmudecer. Que cosas más terrible!!! Estar en una ambiente de cánticos, de danzas y de anuncios jubilosos sobre los planes de los novios, sobre su nueva vivienda, sobre sus sueños cumplidos y de repente un hecho que cambia todo por no haberse vestido apropiadamente para la ocasión. Ese es el mensaje de la parábola que nos presenta Jesucristo con una profundidad que surge de la sencillez de sus palabras. Alguien se debe estar cuestionando, como es eso? Profundidad que emerge de la sencillez? Sí, así es,  mi amado hermano y amigo. Todo en la vida de Jesús es sencillez y grandeza al mismo tiempo, nadie más puede combinar eso, solamente Dios. Y Jesús es Dios.

 

Muchas veces me he preguntado y esa parábola se refiere a las bodas de cordero? Y de inmediato surge la otra pregunta: Podría alguien estar en las bodas del cordero y luego ser rechazado por no tener una vestidura a apropiada?  Entonces es fundamental la vestimenta, entonces hay que tener un gran cuidado para vestirse para la fiesta. Cuando vamos a una boda, nos vestimos antes de salir de casa, porque no podemos esperar que vamos a entrar en ropa de trabajo y luego vamos a bañarnos, a vestirnos, a perfumarnos en la casa de la fiesta. Entonces llego a la conclusión que el momento de vestirse para el banquete es ahora, mientras estamos esperando el momento glorioso de las bodas del cordero.

 

Ahora bien, aquí estamos frente a un gran misterio. La novia está vestida y adornada como exige la ocasión, pero el problema se presenta con uno de los invitados, alguien que quiere estar en el banquete pero que no se ha vestido adecuadamente. Le pregunto a usted, hombre o mujer de Dios, le pregunto a usted como hijo de Dios, usted quiere ser la novia o quiere ser un invitado más al banquete? Hemos sido enseñados que nosotros como parte de la Iglesia de Cristo somos la novia, somos la amada, somos la perfecta. Así dice el Cantar de los Cantares de Salomón 4:9 “Has cautivado mi corazón, hermana mía, esposa mía; has cautivado mi corazón con una sola mirada de tus ojos, con una sola hebra de tu collar”.

 

Para estar en el banquete bien vestido y adornado, tenemos que ser parte de la novia. Ahora bien, parece ser que habrá invitados que no serán parte de la novia, pero tienen que estar vestidos adecuadamente. Entonces las ropas son importantes. Y tendremos que prestar atención a las vestiduras.

 

Desde un principio Dios tuvo en su corazón vestir a la humanidad caída para que no se viera su desnudez, no a la manera que Adán quería cubrirla sino como Dios quiere que sea cubierta la desnudez humana, no con hojas de higuera sino con una túnica hermosa, de pieles de cordero. (Gen 3:21). No es con religiosidad  que vas a ser cubierto. La higuera es una figura de la religión, Dios no dice que vamos a ser salvos por la religión. Dios dice que es por la sangre derramada en la cruz del calvario que la humanidad va a ser salva. No hay otro medio, solamente por creer en Jesucristo es que vamos a ser salvos. Cuando aceptamos al Jesucristo como nuestro único personal salvador, entonces Dios nos pone la túnica de cordero y no se verá mas la desnudez, no

Continuar leyendo en PDF adjunto...

Ċ
No.9.pdf
(37k)
Usuario desconocido,
5 jun. 2011 19:41
Comments